AHORA

VOLANDO ALTO – Entrevista con Taron Egerton


Por Joe Utichi – www.joeutichi.com


En 2014, Taron Egerton hizo su debut en la pantalla grande como la estrella del éxito de espionaje de Matthew Vaughn KINGSMAN: EL SERVICIO SECRETO. El actor entrenado en la Academia Real de Artes Dramáticas de 26 años fue a un casting abierto para la película, en donde interpretó a un chico de la calle entrenado en el sofisticado mundo de una organización de espías con sus cuarteles debajo de una sastrería de Savile Row, e impresionó con una actuación que estuvo llena de acción al mismo tiempo que resonante emocionalmente.

Ese mismo año, se unió al reparto estelar de TESTAMENT OF YOUTH como Edward Brittain,  trabajando al lado de Alicia Vikander, Kit Harington y Dominic West. En 2015, interpretó a Teddy Smith en LEYENDA: LA PROFESIÓN DE LA VIOLENCIA de Brian Helgeland, coprotagonizando con Tom Hardy en los papeles duales de Ronnie y Reggie Kray.

Con pocos papeles en su estela – incluyendo algunos en la televisión británica – Egerton ha dejado una fuerte impresión en los espectadores y realizadores, y su relación con Matthew Vaughn llevó a su papel en VOLANDO ALTO, dirigida por Dexter Fletcher y producida por Vaughn. Fletcher vio una versión preliminar de KINGSMAN, y al hablar con el actor se dio cuenta de su pasión por desafiarse a sí mismo con un papel que no podría ser más diferente del sofisticado superespía de la película de Vaughn.

VOLANDO ALTO cuenta la legendaria historia del primer saltador de esquí de Gran Bretaña, Eddie “El Águila” Edwards, quien compitió en las Olimpiadas de Invierno de 1988 en Calgary, Canadá y se hizo famoso por terminar en último lugar tanto en el salto de 70m como en el de 90m – por un considerable margen. Y sin embargo, el espíritu de Eddie y su actitud de logro lo hicieron increíblemente popular, y lo convirtieron en un nombre conocido alrededor del mundo.

Egerton habla de la responsabilidad de interpretar a una persona real y la calidez y el alma en el centro de la película de Fletcher.

Eres mejor conocido como un espía bien vestido que nunca tropieza en KINGSMAN. ¿El cambio de VOLANDO ALTO fue parte de la atracción para ti?

Absolutamente  – cuando habíamos acabado KINGSMAN, Matthew [Vaughn] había dicho, “¿Qué quieres hacer después?” Como la mayoría de los actores, creo, contesté, “Quiero hacer algo completamente diferente”. Y ésta fue verdaderamente una oportunidad de mostrar un lado muy diferente. Hice mi propia investigación después de eso, y entendí completamente por qué a la gente le sorprendería que me eligieran para esto. Le dije a Matthew, “No estoy seguro de ser el tipo para esto”. Pero seguimos hablando, y cuando Dexter subió a bordo – y también quería que la hiciera – firmé.

Tomamos la decisión de que no iba a entrenar para ello, de estar en súper buena forma física. Queríamos que se viera como cualquier tipo. Necesitaba verse como un héroe inesperado. Si yo iba a hacerlo quería interpretarlo tal cual era, que es, en la forma más amable posible, razonablemente sin chiste. En la época de los juegos olímpicos tenía un bigote, y su quijada estaba chueca. He tratado de cambiar la forma en que inclino mi cabeza, para que mi quijada sea un poco más prominente. Los lentes hacen que me comporte de forma diferente y ha sido el caso de intentar crear a un personaje a través del look. No creo que tuviera ningún sentido hacer esto si fuéramos a hacerlo de otra forma.

¿Cómo maneja la película al personaje de Eddie?

Siento con mucha convicción que hemos manejado el personaje de Eddie con mucho afecto. Espero que le hayamos dado una credibilidad real y que lo hayamos hecho una persona real. No es el tonto en que la prensa lo convirtió en su momento. Me encantó conocerlo y este personaje está muy inspirado por Eddie. He tomado elementos de su look, pero, por ejemplo, yo soy más robusto que Eddie, lo cual funciona para esta película porque lo hace todavía más improbable. Tengo un físico completamente diferente del de los otros saltadores de esquí, y mi Eddie está todavía más animado cuando celebra. No le llamaría una película biográfica. Y muchos de los personajes alrededor de Eddie son inventados, o están cambiados. Sé que Dexter es el hombre perfecto para equilibrar eso y lograr que tratemos a Eddie con respeto y ganarse esos momentos cómicos haciéndolo una persona tridimensional. Tiene que ser alguien que la gente vitoree, y es la mezcla de corazón, entusiasmo e instinto para la comedia de Dexter lo que lo hace que funcione.

¿Cómo ha sido trabajar con Dexter?

Es una pesadilla [se ríe]. No, es absolutamente brillante. Su entusiasmo, su forma de ser en el set, y su forma de hacer reír a la gente; es perfecto para un proyecto como éste. Cuando Dexter me estaba platicando de Eddie, su actitud hacia las cosas inmediatamente me atrapó. Estaba tan animado y con los ojos bien abiertos y es un poco como es Eddie. Hay algo de Eddie en esos momentos animados de Dexter, ¿sabes? No hay nadie que podría haber hecho un mejor trabajo con esta historia, yo no lo creo.

Tiene una idea muy clara sobre cuándo se hace todo demasiado amplio y cuándo se va hacia las risas baratas, lo que no sentimos que hacemos. Nos estamos ganando cada risa, y hay muchos momentos cordiales también. La relación entre Hugh y yo se siente como si hubiéramos trabajado por ella, y no nada más que estuviéramos persiguiendo la siguiente carcajada. Dexter ha sido maravilloso, y con un proyecto como éste para mí, especialmente interpretando a Eddie, no puedo pensar en nadie más con el que podría haberlo hecho, para ser perfectamente sincero.

¿Crees que hay una cierta sensibilidad añadida que llega de un director que ha trabajado como actor por tanto tiempo como Dexter?

Cien por ciento. No creo que eso siempre sea esencial, sin embargo para alguien como yo, que realmente nunca ha interpretado un papel así antes, ayuda mucho tener a alguien que sabe lo que es tomar un desafío actoral. Dexter entiende esa prueba y entiende todas las cosas que pueden hacer tambalear a un actor. Si en algún momento te está pareciendo difícil circunnavegar una escena, sabe exactamente qué decir para lograr abrirte. Te sientes muy, muy seguro en sus manos.

Lo maravilloso de Dexter es que cuando empezamos a hacer esto y estábamos hablando de visión y tono, me dijo, con mucha honestidad, “Realmente no lo sé todavía. Hasta que empecemos a hacerla, realmente no lo sé”. Eso permite, al hacerla, tomar un tono maravilloso con estos personajes secundarios maravillosos que vienen y van. Y hemos sido afortunados al tener actores de otro nivel para estos papeles. Creo que ésa ha sido la clave. No lo hemos forzado a ser nada que no sea. Le hemos permitido respirar y simplemente mantener una idea clara sobre nosotros queriendo hacer una comedia que tenga corazón.

Tanto de la película es sobre la amistad entre Eddie y Bronson Peary, su entrenador. ¿Cómo ha sido esa reunión con Hugh Jackman?

Es bastante impactante verlo ocurrir. Cuando hice KINGSMAN, lo poco que Matthew me mostró de esta película era fantástico, pero hay algo que ocurre al ver cómo se van armando las escenas entre Hugh y yo porque tiene una auténtica calidez. Siento que simplemente se está armando naturalmente. Yo no soy realizador, así que no sé cuál es esa cualidad, y no quieres contar los pollos antes de que salgan del cascarón, pero creo que se está armando bellamente. Hugh es un hombre muy abierto, y esto es esencialmente una película deportiva de un par de amigos, así que tiene que haber ese sentimiento de conexión entre ellos para que funcione. Intentas llegar a conocer a alguien lo más rápidamente posible, y nunca tienes mucho tiempo para lograrlo, pero sencillamente nos hemos divertido, y ha sido muy fácil con él.

¿Cómo ha sido visitar los ochentas realmente por primera vez?

Tienen una cursilería gloriosa. Es una estridencia hermosa. Hace una historia muy colorida sobre un personaje colorido. Es genial tener un mundo colorido, y el vestuario que usamos le da eso. Todo se siente exuberante y desbordado. La música de la época y todo, tienen una onda fuera de onda maravillosa. Es una década que no fue idealizada como los sesentas o los setentas, y nos gustan los ochentas irónicamente. Eso fue perfecto para nosotros.

¿Qué crees que hay en la historia de Eddie que haga que valga la pena llevarla a la pantalla grande?

Creo que tiene que ver con que él es alguien que, en la forma más amable posible, no estaba particularmente dotado para el evento que le trajo tal fama – en realidad era un esquiador en pendiente bastante talentoso. Hay algo en su espíritu y determinación que ha brillado a través porque realmente no tenía mucho más en términos de un talento masivo para saltar en esquís. Hay algo en eso que se presta para una historia conmovedora.

Eddie llegó en último lugar, y la película no lo suaviza. Pero de todas formas lo sientes como un ganador.

Creo que ésa es la gran magia de la película, que a través de una combinación de esa musicalización divina y de cómo filmó todo Dexter con todo el reparto viendo, habiéndose convertido en fans de Eddie sin siquiera darse cuenta, que lo hace sentirse como un triunfo. De hecho llegó en último lugar, y es impresionante que se te pone la piel de gallina en el momento cuando se suelta y se lanza a toda velocidad. Es impresionante lo que hizo George Richmond al filmarla, y realmente te da un sentido del entorno y la dimensión, y de lo altos que realmente son esos saltos.

¿Cómo sientes que le va a caer la historia de Eddie al público de hoy en día?

Creo que el mundo está listo para una historia como ésta. Vivimos en una época mucho más cínica, y en una era del cine que tiende más hacia lo crudo y lo provocador, de hecho creo que hay una gran parte de nuestra identidad que trata de ser optimista y celebratorio sin vergüenza. Es sólo que no está de moda en este momento, y creo que hay lugar para una pequeña película sobre un tipo de Cheltenham que simplemente quiere participar en las Olimpiadas. Tiene suficiente resolución y seguridad en sí mismo para llegar allí y permitir que el cinismo y las críticas se le resbalen. Creo que la gente realmente se va a identificar con eso, porque no hay muchas películas así.

¿Intentarías hacer salto de esquí?

Mientras más tiempo paso alrededor de los saltos, creo que podrías verme en los 15m, pero la idea de hacer algo más alto que eso es una demencia. Bueno... si me das suficiente dinero podría hacer los 40m, pero es de locos. Creo que eso es lo maravilloso de esto, porque creo que de cierta forma eso no siempre traduce cuando ves este deporte en la televisión, realmente verás con la brillante fotografía de George Richmond lo verdaderamente alto que está. Estás allá arriba con los saltadores y con Eddie cuando está saltando. Es una mezcla muy interesante entre épico y espectacular, con lo que es esencialmente una historia muy humana sobre dos hombres que llenan sus vacíos. Es agradable ver esos dos elementos de la película trabajando en conjunción.

About Ernesto Aguirre

Ernesto Aguirre
Recommended Posts × +