AHORA

34º FESTIVAL CINEMATOGRÁFICO INTERNACIONAL DEL URUGUAY - "Conferencia de Prensa del Lanzamiento"


Ayer, martes 8 de marzo, se realizó la Conferencia de Prensa del lanzamiento del 34° Festival Internacional Cinematográfico del Uruguay, en las instalaciones del Centro Cultural de España con la presencia de autoridades del CCE, de la Cinemateca Uruguaya, del Instituto del Cine y el Audiovisual del Uruguay (ICAU), la Asociación de Críticos de Cine del Uruguay y los distintos medios de prensa y comunicación.

De izquierda a derecha: Ricardo Ramón, director del Centro Cultural de España, María José Santacreu, coordinadora de Cinemateca Uruguaya, Alejandra Trelles, directora artística del Festival, Martín Papich, director del Instituto del Cine y el Audiovisual del Uruguay (ICAU).


Comunicado de Prensa
34º Festival Cinematográfico Internacional del Uruguay


Desde el 22 de marzo al 3  de abril se llevará a cabo la trigésimo cuarta edición del Festival Cinematográfico Internacional del Uruguay, organizado por Cinemateca Uruguaya, con el apoyo del ICAU, la Intendencia de Montevideo, el Ministerio de Industria, Energía y Minería, y el área de Eficiencia Energética, Ministerio de Turismo, UTE, Remisat, Gráfica Mosca, Alas Uruguay y otros organismos, instituciones y empresas, públicas y privadas.

El evento tendrá lugar en ocho salas: Cinemateca 18, Sala Cinemateca, Sala Dos y Cinemateca Pocitos, además de en Life Cinemas 21 (ex Casablanca), Cine Universitario (Salas Lumière y Chaplin) y Sala Zitarrosa.

La programación está compuesta de 215 películas entre largos y cortometrajes, de 56 países. El Festival contará con seis secciones en competencia (Largometrajes Internacionales, Largometrajes Iberoamericanos, Competencia Nuevos Realizadores, Competencia de Cine de Derechos Humanos, Cortometrajes Internacionales, Cortometrajes Uruguayos), además de un Panorama Internacional de largos y cortometrajes. Habrá un Focus en el cine Italiano de los últimos dos años, y otro en la cinematografía española.

Esta nueva edición del Festival Internacional del Uruguay exhibirá, además, muestras de otros festivales, por lo que habrá una selección de films que participaron en  la Semana dos Realizadores, de Río de Janeiro, del Festival Internacional de Cine de Huesca y del Festival Latinoamericano de Video de Rosario.

El festival contará, además, con las secciones temáticas “Ensayo de orquesta”, dedicado al cine que tiene a la música en su centro y “Ojo con el cine”, donde el arte cinematográfico se vuelve autorreferencial y se sitúa a sí mismo en el centro. 

Este año, el festival se desarrollará en el mes de marzo, y, acompañando las actividades del mes de la mujer, inauguramos con una sección especial, a modo de homenaje: “Una habitación propia: mujeres y cine”


ADELANTO DE PROGRAMACIÓN

En los próximos días estará disponible la programación completa del 34º Festival, que consta de 144 largometrajes y 71 cortometrajes de, Alemania, Argentina, Australia, Austria, Bolivia, Bosnia Herzegovina, Brasil, Canadá, Colombia, Croacia, Costa Rica, Corea del Sur, Cuba, Chile, China, Dinamarca, Eslovaquia, España, Estados Unidos, Filipinas, Finlandia, Francia, Irlanda, Irán, Italia, Islandia, Japón, Lituania, México, Nepal, Países Bajos, Palestina, Panamá, Paraguay, Perú, Polonia, Portugal, Reino Unido, Rumania, Rusia, República Dominicana, Suecia, Turquía, Ucrania y Uruguay, a los que se suman, en co-producción, Noruega, Suiza, Venezuela, Siria, Bulgaria, República Checa, Guatemala, Surinam, Catar, Indonesia, Israel y Egipto. Muchas de ellas estarán acompañadas por sus directores, actores, actrices y productores.

Participarán en la “Competencia Internacional de Largometrajes” las siguientes películas: 

Campo Grande (Brasil, Francia, 2015) de Sandra Kogut.
Rayane e Ygor son dos niños que fueron abandonados por su madre en la puerta del apartamento de Regina, una mujer de unos cincuenta años de edad, de clase media alta y que acaba de divorciarse. En un comienzo, Regina pretende llevar a los niños a un orfanato, pero es convencida por su hija (Lila) de que les permita pasar la noche en su casa. A partir de allí, decide asumir la responsabilidad de salir a buscar a los padres de los niños. La búsqueda de Regina la llevará a conocer una parte de la ciudad que es totalmente desconocida para ella. La película explora las diferencias de clase, que se manifiestan a través de la interacción de dos mundos opuestos. Con aires de documental, esta película recorre Río de Janeiro, una de las ciudades con más contrastes del mundo. A través de ese viaje se desarrolla el crecimiento personal de Regina quien irá superando muchos de sus prejuicios, abriéndose una línea de diálogo entre las dos caras de Brasil, que en definitiva son dos caras de la misma moneda.

Los seres queridos (Les êtres chers) de Anne Émond  (Canadá, 2015)
Poco tiempo después de la muerte de su padre, David conoce a Marie, tienen hijos. Laurence crece, es una adolescente determinada, capaz de apoyar a un amigo que sufre terribles desequilibrios emocionales. Mientras que su madre es una mujer fuerte que no se deja desmoralizar por las intemperies de la vida, su padre es un hombre más sensible a quien le gusta fabricar marionetas de madera con los suyos. Una relación franca se desarrolla a través de los años entre David y Laurence. A pesar de los altibajos de cada uno, la familia está unida.
Desde el comienzo, Émond va develando su historia de modo elíptico, frecuentemente saltándose los años entre escenas y rozando, más que enfatizando, los grandes desarrollos. Un film luminoso y caluroso en su manera de construir los personajes que creen en los beneficios de estar juntos, a pesar de una melancolía que se trasmite de generación en generación.
Luego de realizar un film urbano, Nuit #1, he aquí un film rural, una crónica familiar y agridulce que se despega en muchos sentidos de aquella opera prima que ya había sacudido al público de este festival en su trigésima edición.

Olmo y la gaviota, de Petra Costa, Lea Glob (Dinamarca, Portugal, 2015)
Olmo y la gaviota es una inmersión poética y existencial en la mente de Olivia, una actriz del Theatre du Solei. Mientras se prepara para el papel protagónico de Arkadina en una producción de  La gaviota de Chéjov, ella y su compañero Serge, a quien conoció en ese mismo teatro, descubren que está embarazada. Al comienzo cree poder tenerlo todo, pero un acontecimiento inesperado amenaza su embarazo y la lleva a un estancamiento. Los deseos de Olivia de libertad y éxito chocan contra los límites que le imponen su cuerpo y ese nuevo ser que lleva dentro. Atrapada en esta situación, se ve obligada a confrontar sus más íntimos temores. A medida que el embarazo avanza siente que la delgada línea entre la realidad y la ficción desaparece velozmente. Cuando se ve en el espejo ve a ambos personajes femeninos, Arkadina y Nina (la actriz que enloquece), como inquietantes reflejos de sí misma. Obtuvo el premio del jurado joven en la sección Cineastas del presente del Festival de Locarno 2015.

Yo soy el pueblo (Je suis le Peuple) de Anna Rousillion (Francia, Egipto, 2015)
En enero de 2011 comenzaron en Egipto grandes protestas por cambios políticos. Fue la llamada “primavera árabe”. Miles de personas se sumaban a las manifestaciones antigubernamentales en la plaza de la Liberación y en otros lugares a lo largo del país. Al mismo tiempo, una familia de aldeanos del sur sigue los eventos a través de la televisión y los periódicos mientras intenta continuar con su vida cotidiana. El documental retrata los bruscos cambios políticos que van desde el derrocamiento del presidente Hosni Mubarak a la elección y caída de Mohamed Morsi, candidato de los Hermanos Musulmanes y primer presidente electo democráticamente. En un diálogo entre las protestas y la vida cotidiana, los hechos son abordados a través de los ojos de Farraj, un campesino del valle del Nilo. Entre esperanzas y decepciones, el cambio se hace esperar. Premiada en los festivales de Jihlava (2014), Entrevues Belfort (2014) y San Cristobal (2015).

Cabra (Koza) de Ivan Ostrochovský (Eslovaquia, República Checa, 2015)
Lo llaman "Koza", la cabra. Sus mejores días como boxeador quedaron en el pasado. Ahora Peter Baláž lucha para llegar a fin de mes. Cuando Miša, su novia, se entera que está embarazada decide que no quiere tenerlo y presiona a Koza para que le consiga el dinero para poder realizarse un aborto. Él decide volver al ring, a pesar de que hace un tiempo que no entrena, con la esperanza de conseguir el dinero que necesitan y quizás lograr que Miša cambie de opinión. Koza y su manager, Zvonko, emprenden un nuevo "tour", donde el éxito no se mide en victorias sino en la cantidad de golpes que Koza pueda soportar. Con las actuaciones de Peter Baláž, que compitió en los Juegos Olímpicos de 1996 en Atlanta, y Ján Franek, medallista olímpico de Moscú 1980, como su entrenador, el film difumina la línea entre representación y ficción a través de las poderosas performances de los actores no profesionales, que mezclan datos de su vida real con ficción. Recibió el Works in Progress Award para el proyecto más prometedor en el Festival de Karlovy Vary en 2014 y fue estrenada en el Forum del Festival de Berlin en 2015. 

Un monstruo de mil cabezas de Rodrigo Plá (México, 2015)
La película narra la historia de Sonia, una mujer cuyo marido, Guillermo, está gravemente enfermo. Sin embargo, la aseguradora médica a la que le viene pagando desde hace años, le niega un tratamiento que podría llegar a servir para combatir su enfermedad. Desesperada, la mujer concurre a la aseguradora, con la finalidad de convencerlos de que aprueben el tratamiento para su marido, pero chocará con la burocracia, la indiferencia, la corrupción y la desidia de las corporaciones médicas. La mujer, cada vez más impotente, intenta de cualquier modo y a cualquier precio, conseguir que le aprueben el tratamiento, lo que la lleva a adentrarse en un espiral de violencia que se va profundizando. Paralelamente al desarrollo de los hechos, se escuchan en off declaraciones ante un tribunal donde se estaría juzgando todo aquello que estamos viendo, lo que da la idea de que lo que se presencia ya ocurrió -o, incluso, puede considerarse que se trata de una especulación sobre el juicio futuro, donde los testimonios de los testigos difieren sutilmente con lo que se ve-. Con un estilo narrativo muy sobrio, pero cargado de sutilezas, Un monstruo de mil cabezas plantea una aguda crítica a un sistema corrupto. El director Rodrigo Plá y la guionista, Laura Santullo tienen la habilidad de que tanto los personajes como la situación narrada sea tan en extremo universal -una familia, un enfermo, un poder difuso de mil encarnaciones- como para que quede implícita la amarga conclusión de que Sonia o Guillermo pueden ser -o en efecto, son- todos y cualquiera, o sea, usted, espectador, que está mirando el film en la sala.

La academia de las musas de José Luis Guérin  (España, 2015)
Un profesor italiano, devoto de la poesía y particularmente de Dante, imparte un curso de postgrado en la Facultad de Filología de la Universidad de Barcelona. Sus alumnos, y sobre todo sus alumnas, interactúan mientras que José Luis Guerín, que es quien los ha embarcado en este experimento cinematográfico, los filma con el mismo realismo con el que ya había sabido capturar la vida del barrio en En construcción.
Al terminar la clase, el profesor es cuestionado por su esposa, quién recela del proyecto académico que está tramando: una "Academia de las musas". Esta academia, una especie de sociedad secreta formada con sus alumnas e inspirada en referentes clásicos, debería servir para regenerar el mundo a través del compromiso con la poesía. El controvertido propósito desencadena una ronda de escenas entorno a la palabra y el deseo, a reflexiones sobre el origen del amor, que van desde la teoría a la puesta en práctica. El film es protagonizado por actores no profesionales. Como es usual en la filmografía del director, los límites entre realidad y ficción son porosos, alternando momentos cercanos a la ficción con momentos de corte documental que se alternan sin distinción. Y es con este fascinante e insólito ejercicio cinematográfico que Guerín logra llegar al espectador para conmoverlo y seducirlo.

Rams: la historia de dos hermanos y ocho ovejas, de Grímur Hákonarson (Islandia, Dinamarca, Noruega, Polonia, 2015)
Gummi y Kiddi son dos solteros ermitaños que viven en casas contiguas en un remoto pueblo rural de Islandia. Son además hermanos, pero a pesar de que comparten tierras y ocupación, desde hace décadas que están peleados y no se dirigen la palabra. Su vida gira en torno al pastoreo y a sus respectivos rebaños, premiados en varias ocasiones como las mejores del país por su ancestral linaje. No es para menos, son cuidados con cariño y esmerada devoción por ambos protagonistas. Pero lo inesperado es que estos notables animales –tan omnipresentes en la pantalla como en sus vidas– contraen el scrapie, una enfermedad fatal y neurodegenerativa, lo que para las autoridades locales supone la necesidad de sacrificarlas para impedir que la enfermedad se propague. Con un enemigo en común y un patrimonio al que defender, las viejas diferencias podrían dejarse de lado. La notable fotografía, la excentricidad del cuadro y un humor seco y persistente impulsan una historia profundamente dramática y conmovedora. Ganadora de la sección "Un certain regard" de Cannes.

Que tengamos paz en nuestros sueños (Peace to us in our dreams) de Sharunas Bartas (Lituania, Francia, Rusia, 2015)
La actriz Ekaterina Golubeva falleció en agosto de 2011 por razones aún desconocidas (aunque se rumorea que fue un suicidio). Al momento de su muerte, ya hacía tiempo que estaba separada del aquí director Sharunas Bartas. Pero la imagen de Golubeva es introducida en algunos tramos de esta película, y es así que puede comprenderse que esta sentida obra es parte de un proceso de duelo y un homenaje. El protagonista (interpretado por el mismo Bartas) y su hija adolescente (la hija de Golubeva y Bartas) sufren similar pena; pero un viaje al campo podría ser una vía para minar ese muro de dolor que se ha impuesto entre ambos, para una reconciliación, para ciertas confesiones. Los rudimentarios habitantes del lugar les permitirán verse como en un espejo vital distorsionado que les permite reflexionar sobre flaquezas y defectos propios. Con diálogos improvisados pero repletos de filosofía, simbolismo y referencias a grandes temas, a los que se suman las hermosas imágenes los escenarios naturales, hacen de Que tengamos paz en nuestros sueños una sugerente película, digna deudora del cine de Ingmar Bergman, de su carga de dolorosa humanidad y su gravedad enigmática.

El evento (Sobytie) de Sergei Loznitsa (Países Bajos, Bélgica, 2015)
Ha pasado ya un cuarto de siglo desde el putsch de 1991, fallido golpe de estado por el cual un grupo de funcionarios del gobierno soviético, miembros del Partido Comunista (PCUS), intentaron tomar el control del país, alzándose contra el régimen de Mijaíl Gorbachov. Al cabo de tres días el golpe fracasó, pero el suceso acabó por dinamitar la legitimidad del PCUS, derivando al poco tiempo en el colapso definitivo de la URSS. Durante esos días, ocho camarógrafos filmaron el movimiento que convulsionó en San Petersburgo: los ciudadanos de Moscú levantaron barricadas alrededor de la Casa Blanca para defenderla de la oposición democrática liderada por Boris Yeltsin y, por todos lados, entremezclada, una multitud de personas desorientadas, sin una clara idea de qué ocurría ni de qué rumbo tomaría el país poblaron las calles para convertirse en protagonistas de un punto de inflexión de la historia rusa. El director Loznitsa, veinticinco años después, echa mano a esos materiales de archivo, dando vida a un documento audiovisual imprescindible desde el que se  resignifican las imágenes con una nueva perspectiva histórica.

Demonio de Marcin Wrona (Polonia, Israel 2015)
Piotr, un joven afable, viaja desde Inglaterra a la Polonia rural para casarse con su amada Zaneta en la casa de campo de la familia de la novia. Mientras deambula por la propiedad, que él y Zaneta recibirán como regalo de boda de su padre, Zgmunt, Piotr descubre lo que parecen ser restos humanos. Por razones que no quedan inmediatamente claras, decide volver a enterrarlos y no decir nada a nadie. Sin embargo, durante la fiesta de casamiento, Piotr comienza a comportarse de manera extraña. Al comienzo, su nueva esposa y su hermano Jasny le echan la culpa de su extraño comportamiento al alcohol. Cuando las convulsiones de Piotr aumentan, Zgmunt sospecha que su yerno es epiléptico y decide trasladarlo a otra parte de la residencia. Gradualmente queda claro que el desafortunado novio ha sido poseído por el espíritu de una joven mujer que desapareció de la comunidad décadas antes. Pero a Zgmunt solo le importa cómo el comportamiento de su yerno repercutirá en su reputación, por lo que decide emborrachar a los invitados con la esperanza de que no noten lo que sucede en la casa. Pero el pasado no se borra tan fácil...

Suite Armoricaine de Pascale Breton (Francia, 2015)
Es una historia de sonámbulos. Está Françoise, que vuelve a Rennes para enseñar historia del arte en la misma facultad donde estudió muchos años antes. Está Ion,  que surge de ninguna parte, para estudiar geografía. También está Moon, la madre de Ion, que lo avergüenza, al punto de fingir que ha muerto. Lydie, la estudiante ciega de quien Ion se enamora. Está también el rock, que es más fuerte que el olvido y que John no ha dejado de hacer, y los amigos de Françoise, de la gran época, que no han dejado de escuchar. Más lejos, al comienzo, hay un arroyo que Françoise ha hecho invisible en su memoria y que espera su visita, como un cuadro en el museo.
Un film coral, construido como una suite, en distintos movimientos a modo de contrapunto, una obra polifónica en donde los temas del amor, el arte, el tiempo y la muerte circulan y se ramifican, como una vaga epifanía que obedece a los misterios de la memoria y del olvido. Imposible no evocar a Jean Eustache, a Jacques Rivette, y, sobre todo,  este film remite exquisitamente a la obra de Marcel Proust. Premio Fipresci en la última edición del festival de Locarno.

Una juventud alemana (Une jeunesse allemande) de Jean-Gabriel Périot (Alemania, Francia, 2015)
A finales de los sesenta, los jóvenes alemanes se sentían avergonzados tanto por el pasado nazi de sus padres y abuelos como del rol capitalista e imperialista de la Alemania Occidental en comparación a la RDA. La generación de la posguerra explotó con los movimientos estudiantiles, radicalizándose cada vez más en parte al deterioro de las relaciones entre estos y el gobierno. Algunos de esos jóvenes incluían a Ulrike Meinhof, HolgerMeins, Andreas Baader y Gudrun Ensslin, quienes formaron en el año 1970 la RAF (o Fracción del Ejército Rojo), cuyos ataques, en un principio casi improvisados, fueron creciendo en violencia  con el paso de los años, generando víctimas en ambos lados del enfrentamiento. Esto llevó a la represión por parte del gobierno, culminando en un trágico final en el año 1977. Una juventud alemana es una crónica de esos sucesos narradas a través de archivos visuales y sonoros ya existentes, los cuales incluyen películas estudiantiles, noticieros, films de protesta, entre otros. Editados de forma cronológica, sin más comentarios que el de los propios materiales, el director Jean-Gabriel Périot busca a través de estas imágenes “generar resistencia en el espectador. Y sobre todo, hacer saber que en esta resistencia vive la resilencia, un amor por la humanidad en sus momentos más frágiles, y, lo más importante, la esperanza”.

La camarera Lynn (Das Zimmermädchen Lynn) de Ingo Haeb (Alemania, 2015)
Lynn Zapatek es la mucama más exhaustiva del hotel en el que trabaja: no deja ningún lugar sin desempolvar ni ninguna sábana mal puesta. Fascinada por las vidas de los clientes cuyos cuartos limpia y acosada por su timidez, Lynn hurga entre sus pertenencias e incluso se esconde bajo sus camas. En ese refugio experimenta indirectamente sus conversaciones, cenas y discretos interludios, mientras intenta desentrañar los secretos detrás de sus vidas. Cuando presencia la sesión de sadomasoquismo de un huésped con la “call girl” Chiara, Lynn no puede evitar su curiosidad, y anota de manera clandestina el teléfono de la chica. Atrevida y descontrolada, Chiara pronto saca a Lynn de su coraza, introduciéndola en una nueva intimidad que solo había experimentado previamente como una intrépida voyeur. El film es una adaptación de la novela Das Dimmermädchen de Markus Orths, y participó de la competencia oficial en el Festival de Rotterdam 2015.

La bruja del amor (The Love Witch) de Anna Biller (Estados Unidos, 2016)
Elaine, la joven bruja del título utiliza su conocimiento en pociones, hechizos y rituales para que los hombres se enamoren y caigan rendidos ante ella. Pero sus poderes son demasiado fuertes,  lo que deriva en circunstancias indeseadas y en un tendal de desafortunadas víctimas. Cuando Elaine finalmente conoce al hombre de sus sueños, su narcisismo patológico se agudizará, y su desesperación por ser amada la llevará a toda clase de excesos. Con una estética vintage que rinde tributo a las películas en Technicolor de los años sesenta y setenta y una magnífica dirección artística, la directora Anna Biller revive en esta terrorífica tragedia la imagen de las brujas como símbolo de la libertad sexual femenina, y explora con demoníaca lucidez ciertas fantasías intrínsecas al género. Así como el personaje causa caos donde sea que se dirige, ella se va convirtiendo en un ser trastornado y monstruoso por el hecho de ser mujer en un mundo que no puede aceptarla ni verla realmente, y que no hace más que decepcionarla una y otra vez.


OTRAS PELÍCULAS, OTRAS SECCIONES

El festival abrirá con la película Los exiliados románticos, de Jonás Trueba, si Los exiliados románticos no fuera un gran título, el tercer largometraje de Jonás Trueba bien podría llamarse “En defensa de las cartas de amor”. Y es que no es buena época para los románticos y para volver a algo auténtico, es necesario moverse. Hacia delante en el espacio y hacia atrás en el tiempo. Salirse y volver, digamos. A aquellos que fuimos y que tenemos la esperanza de seguir siendo en un rincón de nuestros corazones. 

En el film de Trueba, el movimiento hacia delante es un viaje de tres amigos. El motivo: ninguno que se pueda o quiera explicitar. Probablemente sea asir, todavía por un momento, la juventud. Quizás abrazar amores idílicos, por efímeros que puedan ser. Irse para que lo que amenaza con fijarse para siempre, no se asiente todavía. La carretera –este tópico del cine y la literatura– será por siempre el lugar de la libertad y lo indeterminado. Lo mismo quizás pueda decirse del cine de Jonás Trueba, que se atreve a beber de la mejor tradición del cine europeo sin un atisbo de ironía –esa peste de la cultura contemporánea–. Trueba parece querer probar que todavía se puede decir lo que se dice, con toda seriedad, a pesar de que otros lo hayan dicho antes, sin guiños autoconscientes, sin ironía y –por supuesto, en la medida que toda defensa es una resistencia– contra el cinismo. 

La cantidad de films a exhibirse vuelven imposible la reseña puntual de cada uno de ellos. A manera de resumen no exhaustivo:

La Competencia Iberoamericana incluye films como Gipsofila de Margarida Leitao (Portugal, 2015) en donde dos mujeres dialogan borrando las fronteras entre la vida y el cine, la argentina El movimiento de Benjamin Naishat  “una historia situada en una especie de tierra de nadie en un momento fundacional de la Argentina donde el protagonista intenta encarnar todo a la vez, las reglas y la autoridad, sabe qué hay que hacer, cómo hacerlo y cree que él tiene que hacerlo, sufre una especie de cosa mesiánica”, como la explica su director, la mexicana 600 millas de Gabriel Ripstein, La última tierra, film paraguayo de Pablo Lamar que viene de ganar un premio en Rotterdam donde tuvo su estreno mundial, o las españolas Oleg y las Raras Artes , triunfadora del festival español Punto de Vista, El fútbol de Sergio Oksman y El nombre de los árboles de Ramón Lluís Bande entre otras.

En la competencia de Nuevos realizadores, se presentarán, entre otras, las argentinas La helada negra, Paula, Nosotras, ellas, Borrá todo lo que te dije sobre el amor porque no sabía bien quien era y Cómo funcionan casi todas las cosas, películas de realizadores jóvenes, a la altura de sus primeros largos y que dan cuenta de la buena salud de la que goza el cine argentino hoy. Además, esta competencia tendrá una premiada realización brasileña Jonás, un film proveniente de Nepal, La gallina negra, la polaca Zud, y, otra vez, dos films españoles: Barco fantasma de Koldo Almandoz y El último verano de Leire Apellaniz.

La Competencia de Cine de Derechos Humanos, por su parte, acercará al público uruguayo films como Ayotzinapa: crónica de un crimen de Estado, Tiempo suspendido y Las letras de México, La parte del todo y La guardería de Argentina, Mediterránea y Tierra de tránsito de Italia y Ausente de Rumania. Todos estos films que abordan la problemática de los Derechos Humanos desde distintas perspectivas y que abarcan temas que van desde los crímenes de Lesa Humanidad cometidos en las dictaduras latinoamericanas,  hasta la vulnerabilidad de los inmigrantes en Europa.

En el panorama internacional, que comprende cerca de 60 largometrajes, se proyectarán películas como Garoto de Júlio Bressane, Juana a los 12 de Martín Shanly, Banda de chicas de Céline Sciamma, Corazón de perro de Laurie Anderson, Una historia de locos de Robert Guédiguian o Lejos de Ella de Jia Zhangke, films que ya han recorrido festivales cosechando importantes premios, y otros que acaban de comenzar su recorrido por certámenes internacionales con promisorias perspectivas.

En la sección Ojo con el cine, se presentarán films de Argentina, España, Turquía y Polonia que dan cuenta de la inquietud de algunos cineastas de hablar de su propio oficio o de un arte que ya ha pasado largamente su centenario y que, a pesar de un sinfín de transformaciones, o gracias a ellas, sigue generando reflexiones en torno de sí.

Las secciones temáticas se completan con Ensayo de orquesta, el cine que da cuenta de las distintas expresiones musicales del mundo entero y que trae, entre otras la última realización de Juan Villegas sobre Victoria una mujer que canta tango, El ruiseñor y la noche, film mexicano sobre la mítica Chavela Vargas, un film sobre Suárez, la banda argentina que fue inspiración de una miríada de bandas indie –Entre dos luces. Suárez-primera parte. También estará Oleg y las raras artes sobre un virtuoso y excéntrico pianista ruso o la chilena Quilapayún, más allá de una canción que recorre la historia de este recordado grupo trasandino que sobrevivió a exilios y dictaduras y que recoge impresionantes imágenes de archivo rodadas en Chile y en casi cada rincón de la tierra donde tocaron.

Para esta edición, los países cuyas cinematografías estarán  “en Focus” serán Italia y España. Como es sabido, en los últimos años, ambas cinematografías han sufrido la crisis y la retracción económica, el retiro sistemático de los apoyos a la producción, entre otros escollos que han debido sortear directores, productores y demás trabajadores del rubro, y estos dos focos hablan muy claramente de cómo se han levantado, erigiendo un cine más innovador y creativo en su forma, en su estética, en su temática.

En el caso de España, que es el país mejor representado en esta edición del festival, ya que desde la apertura, con Los exiliados románticos que es a la vez una declaración de amor al cine,  al cine independiente -y este, vaya que si lo es, desde su propia concepción de producción- y en todas sus secciones, competitivas o temáticas encontramos films de ese origen. En un momento en que el cine español está claramente partido en dos, entre aquel dirigido a un público masivo, con una impronta televisiva y que no teme repetir fórmulas hasta el hartazgo, y otro que crece desde los márgenes echando mano a la pura creatividad, hemos decidido subrayar este cine emergente otorgándole una relevancia acorde a la impresionante producción que ha logrado, que cosecha importantes premios en festivales del mundo entero.

Italia, por su parte, que está representada también en otras secciones, tendrá once films de reconocidos directores integrando su focus. Así Marco Pontecorvo, Paolo Martino, Agostino Ferrente, Giovanni Pipperno, Felice Farina, Pupi Avati o Roberto Andò, son algunos de los nombres de directores cuyos últimos films se pondrán ver en esta edición y que da cuenta de lo bien que se las arreglan los directores contemporáneos para perpetuar esa tradición del gran cine italiano.

Y por último, una sección que se inaugura, dedicada al cine que habla de lo femenino, de las mujeres, de sus historias, de sus problemáticas particulares e inherentes al género, desde sus inteligencias y sus sensibilidades: “Una habitación propia” cuyo título refiere a aquel lúcido ensayo de Virgnia Woolf que reivindicaba para el género femenino la posibilidad de ser admitido en una cultura que hasta entonces se mostraba como uso exclusivo de los hombres, en una sociedad de una pronunciada idiosincrasia patriarcal.  El ensayo parece haber sido escrito hace doscientos años y, a la vez, parece haber sido escrito ayer, en la medida de lo mucho que ha cambiado la situación de la mujer en los últimos años y también en lo mucho que queda todavía por recorrer. Sin embargo, los films de esta sección no son films “sobre mujeres”, sino simplemente películas en donde la mujer tiene, como diría Woolf, una habitación propia, porque son ellas, sus historias, las que se adueñan de la pantalla. Esta muestra incluye títulos como Nana de República Dominicana, Queridas hermanas de  Alemania y Austria, Las sinsombrero y El gran vuelo de España, o Bobo de Portugal, entre varios otros.

Para terminar este repaso necesariamente incompleto de una vasta programación, mencionaremos la competencia de cortometrajes uruguayos, para la que se seleccionaron 11 cortometrajes nacionales entre los presentados, a los que se sumará la exhibición del film Columnas quebradas de Mario Handler.


INVITADOS

Los invitados confirmados hasta el momento son Lo Politi directora de Jonas, Massimo Coppola, director de Romeo y Julieta, Juan Villegas, director de Victoria, Adriano Salgado que presentará su film Romántico Italiano, Ivan Fund que hará lo propio con El organismo, Fernando Salem cuyo film Cómo funcionan casi todas las cosas compite en la sección nuevos realizadores, Sebastián Carreras y Charlie Arturaola quienes presentarán El duelo del vino, Felipe Yaryura productor de Paula, Flávio Tambellini de Campo Grande, Lou McLoughlan de 16 años hasta el verano, Margarida Leitao de Gipsofila, Matthew Mishory de Ausente, Gabriela Trettel de Soleada, Alessio Rigo de El solengo, Iraia Elías, actriz de Amama, Tatiana Huezo directora de Tempestad, Julián Lona de Umbral, Sergio Braz de Una chica de su edad.

La lista de realizadores, actores, actrices, programadores, productores, distribuidores y expertos que viajarán a Montevideo a representar sus películas se completará en los próximos días.

…………………………………………………………………………………………….......................
Toda la información referente a la programación, estará disponible en www.cinemateca.org.uy, en el boletín mensual de Cinemateca Uruguaya y en el catálogo del festival.

About Ernesto Aguirre

Ernesto Aguirre
Recommended Posts × +