AHORA

34° FESTIVAL CINEMATOGRÁFICO INTERNACIONAL DEL URUGUAY - "Apertura & Clausura"


Apertura

LOS EXILIADOS ROMÁNTICOS

Cinemateca 18, martes 22 de marzo, 21.30 hs.
Dir: Jonás Trueba
España, 2015. – . 70 min.   ST.
Guión: Jonás Trueba. Productor: Javier Lafuente, Los Ilusos Films. Fotografía: Santiago Racaj. Edición: Marta Velasco. Con: Renata Antonante, Francesco Carril, Vahina Giocante, Miren Iza, Sigfrid Monleón, Luis E. Parés, Vito Sanz, Isabelle Stoffel.

Si Los exiliados románticos no fuera un gran título, el tercer largometraje de Jonás Trueba bien podría llamarse “En defensa de las cartas de amor”. Y es que no es buena época para los románticos y para volver a algo auténtico, es necesario moverse. Hacia delante en el espacio y hacia atrás en el tiempo. Salirse y volver, digamos. A aquellos que fuimos y que tenemos la esperanza de seguir siendo en un rincón de nuestros corazones. En el film de Trueba, el movimiento hacia delante es un viaje de tres amigos. El motivo: ninguno que se pueda o quiera explicitar. Probablemente sea asir, todavía por un momento, la juventud. Quizás abrazar amores idílicos, por efímeros que puedan ser. Irse para que lo que amenaza con fijarse para siempre, no se asiente todavía. La carretera –este tópico del cine y la literatura– será por siempre el lugar de la libertad y lo indeterminado. Lo mismo quizás pueda decirse del cine de Jonás Trueba, que se atreve a beber de la mejor tradición del cine europeo sin un atisbo de ironía –esa peste de la cultura contemporánea–. Trueba parece querer probar que todavía se puede decir lo que se dice, con toda seriedad, a pesar de que otros lo hayan dicho antes, sin guiños autoconscientes, sin ironía y –por supuesto, en la medida que toda defensa es una resistencia– contra el cinismo.

Clausura

TAXI TEHERÁN

Cinemateca 18, sábado 2 de abril, 21.30 hs.
Dir:: Jafar Panahi.
Irán, 2015. – 82 min. ST. 
Guión:Jafar Panahi. Productor: Jafar Panahi Film Productions. Fotografía:Jafar Panahi Edición:Jafar Panahi Con: Jafar Panahi, actores no profesionales cuya identidad no se revela.

Instalado al volante de su taxi, Panahi recorre las vibrantes y coloridas calles de Teherán. Los más diversos pasajeros se suceden y se confían a él y a través de éstos, el cineasta hace un retrato, entre la emoción y la risa, de la sociedad iraní. Con nada, el realizador proscripto, el que fue encarcelado y al que se le prohibió seguir haciendo películas, lo cuenta todo: el estado actual de esa sociedad que es la suya, su condición de cineasta maldito y que, más que nunca, es libre, político y humanista. Sonreímos al comienzo ante las tribulaciones de este chofer que no conoce bien el mapa de la ciudad y se vuelve, a su pesar, cómplice de un traficante de dvds piratas –y es la ocasión para el cineasta de mencionar a Nuri Bilge Ceylan, Woody Allen o Kim Ki-duk–. Nos conmueve luego, cuando se instala en el coche una niña que sueña con el cine y los frapuccinos pero que no comprende el significado de ese realismo sórdido prohibido por los Mollah. La secuencia con la niña resume la poesía del film, esa dulce ternura resignada. Desentrañar qué es lo verdadero y lo falso es imposible en un cineasta que se ha convertido en el maestro del falso documental. En suma, esto es cine, del grande, del bello, del verdadero.

About Ernesto Aguirre

Ernesto Aguirre
Recommended Posts × +