AHORA

EL HIJO DE SAÚL – Estreno: Jueves 25 de Febrero de 2016

Confirmado el estreno de “EL HIJO DE SAÚL”, en Life Cinemas Alfabeta.


UNA EXPERIENCIA LUMINOSA E IRRENUNCIABLE

Conseguir seis de los premios más prestigiosos del cine, incluyendo los galardones del jurado y la crítica de Cannes y el Globo de Oro, con la película de debut es algo extraordinario. Eso es lo que ha obtenido László Nemes, que se convirtió en favorito para ganar el Oscar a mejor film extranjero. Pero además del arrase de reconocimientos, el director húngaro construyó su obra sobre uno de los temas más trillados por la literatura y el cine: el del Holocausto. Por eso, para poder mostrar un poderoso relato creativo debía colocar su mirada sobre un punto que esa misma literatura y cine no suelen visitar, como ocurre con los integrantes de los Sonderkommando, los grupos de presos que colaboraron en los campos de exterminio para que el nazismo consiguiera su propósito de liberarse de quienes mostraba como sus principales enemigos y causantes de los males que habían hundido a Europa central en una crisis económica, social y política.

Antes de realizar su primer largometraje, László Nemes (nacido en 1977) había sido asistente de dirección de Béla Tarr, una figura sobresaliente en el cine húngaro, y había estrenado tres cortos, incluyendo "With a Little Patience" que fuera presentado en el festival de Venecia.

Cuando empieza a trabajar en el guion de "El hijo de Saúl" tenía presente su visión crítica a cómo el cine se había acercado al tema del exterminio de judíos durante la II Guerra Mundial. "Poniéndose de parte de los sentimientos, se obtiene exactamente el contrario de lo que debería ser", aclara Nemes. "Estas películas intentan impresionar, sus acercamientos son previsibles, salen en todas direcciones, muestran esto y aquello, y no olvidemos este niño diabólico... Quieren crear a cualquier precio un mundo muy oscuro. Quería extraernos de todo eso y llevar todo al presente. Por ejemplo, "La lista de Schindler" es una película muy buena, con mucho talento, muy dramática y casi épica, pero sobre la supervivencia. No quería hacer una película sobre la supervivencia sino sobre la realidad, sobre la muerte. Ya que la supervivencia es una mentira, era la excepción. Y pensaba que no hacía falta hablar de grupos, de hechos, sino que hacía falta hablar del ser humano en un campo de concentración: ¿Qué es lo que en realidad veía? ¿Qué escuchaba? ¿De A a B qué sabía de A? ¿Y de B? ¿Y había un C? Tenemos todos esta visión de los campos desde el punto de vista de los guardias, pero nadie en los campos tenía este punto de vista, había tantos como individuos, visiones estrechas, obstruidas, frustrantes".

LA PELÍCULA

Nemes no busca todas las miradas, sino una, la de Saul Ausländer. Es un judío que integra los Sonderkommando, o sea, un colaborador de los nazis ubicado en uno de los puntos más sensibles de los campos de concentración. Saul acompaña a los presos cuando bajan del tren, mira como se desvisten para ducharse, un baño que es seguido por el ingreso a las cámaras de gas, y después lleva los restos humanos al crematorio y termina lanzando las cenizas al río.

Ese terrible ritual se interrumpe solamente cuando un niño aparece delante de Saul y este quiere darle un entierro digno, incluyendo la participación de un rabino.

Al ir descubriendo esa historia, el director concentra su cámara sobre el personaje central como si no quisiera distraerse con todo lo que está alrededor de éste. Que abunden los primeros planos no es ninguna casualidad. El espectador ya sabe qué significan esos enormes montones de cenizas que se tiran a paladas al río. Nemes prefiere que ese espectador se concentre sobre el accionar de una pieza clave en esa cadena de muertes masivas y es así que consigue esa mirada tan personal, potente y conmovedora.

El resultado  es tan contundente que será muy difícil de olvidar para quien la vea. Porque no es solamente una película sobre el horror y punto, sino un acto de iluminación sobre los mecanismos que llevan a un individuo (a muchos individuos) a participar en la masacre de sus iguales casi como si se tratara de un acto burocrático, el cumplimiento de una orden cualquiera. El Adolf Eichmann que Anna Harendt describiera en "La banalidad del mal" no está demasiado lejos de este Saul de las Sonderkommando.

"Cuando queremos enseñar demasiado, acabamos con mucho menos", afirmaba el director en una entrevista del portal Cine Europeo. "Pero en este película, si enseñábamos demasiado poco, era un problema, ya que habríamos simplificado el horror y no se puede simplificar el horror. Así que la estrategia ha sido la extrapolación con muy pocos elementos para los espectadores para forzar mucho su imaginación. Pienso que es más cercano a lo que era la experiencia de los campos, a las sensaciones que se tiene como ser humano. Sugerir es más fuerte que mostrar. Tenemos un hombre que trabaja en un crematorio y lo seguimos. No ve el horror porque ya está acostumbrado. El espectador no lo ve tampoco, pero ve lo que ha llevado a este hombre a su búsqueda: el niño. Es una historia interior en medio de las tinieblas. Y lo que está de fondo, está de fondo. Pero sabemos que es una fábrica de muerte y tenemos señales fragmentadas de ello. No enseñamos nada, excepto este sesgo de la representación indirecta. Mientras la fábrica está en actividad, mata a la gente, y hay cuerpos. Pero si hubiésemos introducido demasiados elementos sangrientos, se habría convertido en un espectáculo, en un divertimento de cierta (y mala) manera. Y no quería hacer eso".


Título original: Saul Fia / Origen: Hungría - 2015 / Dirección: László Nemes / Guión: László Nemes y Clara Royer / Producción: Gábor Rajna, Gábor Sipos y Krisztina Pintér / Producción ejecutiva: Judit Stalter / Producción asociada: Robert Vamos / Actores principales: Géza Röhrig (Saul Ausländer), Levente Molnár (Abraham Warszawski), Urs Rechn (Oberkapo Biederman), Todd Charmont (Bearded Prisoner), Jerzy Walczak (Rabbi Frankel), Gergö Farkas (Hijo de Saúl), Balázs Farkas (Hijo de Saúl), Sándor Zsótér (Dr. Miklos Nyiszli), Marcin Czarnik (Feigenbaum), Levente Orbán (Prisionero Ruso), Kamil Dobrowolski (Mietek), Uwe Lauer (Oberscharführer Voss), Christian Harting (Oberscharführer Busch), Attila Fritz (Yankl), Mihály Kormos (Schlojme), Márton Ágh (Apikoyres), Amitai Kedar (Hirsch), István Pion (Katz), Juli Jakab (Ella), Tamás Polgár (Landesman), Rozi Székely (Mujer Kapo), Erno Fekete (SS Doctor) y László Somorjai (Rabbi Anciano) / Fotografía: Mátyás Erdély / Edición: Matthieu Taponier / Música: László Melis / Género: Drama-Thriller / Duración: 107 minutos.

About Ernesto Aguirre

Ernesto Aguirre
Recommended Posts × +