AHORA

Suma y Resta: El problema de la exclusividad

Muchas veces la televisión se retroalimenta de lo que ella misma genera. Por eso, inspirados en el viejo programa argentino "PNP, Perdona Nuestros Pecados" de Raúl Portal, comenzó la moda de los ciclos de archivo, que no hacen otra cosa que nutrirse de lo que el resto de la tele expone.

Se utilizan gratuitamente imágenes de otros canales con el fin de polemizar o entretener. Pero en este caso se trata de "hoy yo, mañana vos". Un código de buena competencia, gentileza.

Otro tema, diferente pero relacionado es el de las figuras de cada canal. Nuestro medio es muy chico y los pocos rostros que vemos son demasiado conocidos. Si sucede en Argentina, acá se agranda el problema. La gran mayoría de los que hoy hacen televisión han pasado por otro canal al que se deben en este momento, aunque sea como invitados. 

Pero la lucha por el rating ha obsesionado a los canales. A veces el éxito en este aspecto hace creer que se es inamovible, y que fijarse en lo que hace el segundo es reducirse a la par de él.  La antipática política empresarial de Teledoce de no ceder a sus figuras para que visiten otra pantalla con motivo de no favorecerla provocó justificada irritación en la gerencia de los otros dos canales privados. Se ofenden con razón. El único en romperlo fue Cacho de La Cruz, en una nota en Monte Carlo. Un personaje que está más allá del bien y del mal que ya no está para acatar órdenes de la tv del siglo XXI.

Siguiendo con las frases hechas, ese consejo que a veces te daban tus padres: "no hagas lo que no te gusta que te hagan", se puede aplicar perfectamente a esto. La decisión gerencial del 12 hizo incluso romper la muy buena relación que históricamente hubo entre el 10 y "La Tele". Ante esto, la "nueva alianza" (por así llamarle) era entre el 4 y el 10. Se podía ver seguido a Carballo y a Sarita en Consentidas o Bendita TV, como al Piñe, Rafa Cotelo, Puglia, etc. en Pizza a Carballo.

Pero en la gerencia de Oscar Gatti, Monte Carlo también se decidió a seguir el mal ejemplo de Teledoce. Este año Canal 10, ya rendido y harto de jugar el papel de tonto por ceder y nunca recibir, se unió pero de manera más flexible. "Ellos se quedan sin invitados y me quieren llevar los de mi pantalla, pero les pedís los de ellos y te los niegan" dijo un jerarca ante la invitación al piso de Sonríe a la periodista de Subrayado Mediodía, Ana Inés Martínez. 

Los empleados de Saeta que reciban una invitación de otro medio de la competencia, deben pedir permiso a las autoridades y éstas resolverán si le permiten asistir o no. Esto se puede traducir en: "tal vez a Monte Carlo vayas. A Teledoce, ni lo sueñes"...

Aún hoy vemos en los móviles de Algo Contigo a Sonsol, Moar, Claudia Fernández, Diego González o Humberto De Vargas. Un hecho que no debería sorprendernos en lo más mínimo, teniendo en cuenta lo volátil que es el éxito, lo pequeña que es nuestra industria televisiva, que mañana te puede llevar al canal que tanto criticaste desde enfrente y la necesidad de promoción en algunos casos.

Si no hay importantes personajes mediáticos, no hay casi actores, muy pocos cantantes dispuestos y escasos futbolistas que rindan en un programa no deportivo, ¿a quién se puede llevar como invitado a un programa? A gente de la tv... pero de tu propia casa. 

Con el famoso "artista exclusivo de nuestro canal" los televidentes hemos perdido la integridad de nuestra televisión. Conductores que tienen hasta 3 programas en un mismo canal, notas que se repiten y canales en guerra de egoismo, que hoy pueden darse el lujo de tener éxito con gente "de la cantera". Cuidado, no vaya a ser que en algún momento deban salir a buscar rostros frescos de otros medios y éstos "le paguen con la misma moneda". Sería merecido.

About Bruno Marzoratti

Bruno Marzoratti
Recommended Posts × +