AHORA

Informe especial: la droga y la fama





Alberto Olmedo, "Facha" Martel, Diego Maradona, Charlie Sheen, Celeste Cid, Charly García, Whitney Houston, Jazmín de Grazia, Gustavo Escanlar son ejemplos. No precisamente buenos ejemplos. Sabido es el final de los últimos tres personajes nombrados. Y la causa no fue otra: la droga.

Los noticieros permanentemente nos muestran incautaciones, procedimientos policiales "exitosos" que desbaratan bandas de narcotráfico... Y por otro lado vemos que cada vez hay más casos de adictos a drogas cuyo precio es proporcional a su venenosa composición química y poder de destrucción humana. En la vía pública se los ve, no tanto a través de cámaras. ¿Cuál es la realidad? Le diría que las dos, pero la primera no es suficiente, y es solo una pantalla para que usted crea y compruebe que algo se hace. Los gobiernos son imagen. Todos.

Pero hay una tercer realidad, que es igual de preocupante y lamentable, pero se da en condiciones intimistas, exclusivas, y, por supuesto, lejísimos de los medios. Fama, fiesta, descontrol, poder adquisitivo, eterna juventud, nada en qué preocuparse, volar. Las drogas en la farándula son moneda corriente, tal vez igual o más que en sectores pobres.

El tema es tabú, y lo seguirá siendo por el encubrimiento existente gracias al miedo reinante en la sociedad.
Pero de a poco, con la muerte de Jazmín de Grazia y de Whitney Houston como disparadores, el tema se instaló en la opinión pública.
Y algunos famosos se han animado a confesar:

"No voy a ser careta, He probado marihuana y otras sustancias, como la mayoría de la gente del ambiente. Debo confesar que la que más me gusta es la marihuana. Me ha ayudado a crear espectáculos maravillosos, me pone más creativo" dijo Aníbal Pachano hace dos días.

"No voy a mentir. Me automedicaba, bebía y consumía drogas, como hacen muchos adolescentes para calmar el dolor" dijo la joven cantante y actriz estadounidense Demi Lovato a principios de año, quien asegura haber dejado esa mala vida.

"Fumo marihuana de vez en cuando, aunque soy cero adicta" declaró Moria Casán en mayo de 2011, luego de que se publicara una foto de su hija Sofía Gala, fumando en un recital.

"Cuando se meten sustancias en el medio (de tu carrera) parás de crecer. Y después, cuando llegás a los 40 sos un boludo y hay que empezar de cero. Yo me fumaba un porro antes de mis shows y me olvidaba las letras." declaró Fabiana Cantilo, cantante argentina de rock en octubre de 2010.

El cuerpo, tarde o temprano, pasa factura. Los adictos lo saben, así y todo no dejan. No es fácil.

"¡¡Hay que hacer algo!!", "¡¡Así no se puede seguir!!". Frases hechas. Las decimos comúnmente. No las ponemos en práctica. Me incluyo.
Ese "algo" es una acción posible de llevar a cabo, persiguiendo a quien la vende, no a quien cae en la trampa (el adicto). Pero hay que tener bien claro que se combate contra uno de los mayores negocios del mundo, uno de los más rentables. Y los gobiernos son agentes secundarios. Les pasan por encima. No es fácil

También la fama puede resultar una adicción. De otro tipo, sí, es cierto. Pero lo es. Como hay tantas. Pero la mayor diferencia es que detrás de la de la droga hay todo un mi, bi, o trillonario negocio, que arrebata vidas y vidas de quienes se creen VIVOS por entrar y terminan MUERTOS por no salir.

Con ayuda se sale. Con esmero se sale. Con humildad se sale. Dejándose auydar se sale. Es una cárcel, pero a la cual uno abandona cuando se lo propone, que no es lo mismo que cuando se quiere. No es fácil. Si es posible.


Bruno Marzoratti







About Bruno Marzoratti

Bruno Marzoratti
Recommended Posts × +